«Retos y desafíos de la formación vial» fue el título de la jornada que organizaron FESVIAL (Fundación para la Seguridad Vial), AESLEME (Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal) y la Fundación Mapfre para debatir propuestas para el futuro. 

Se recordó que «la seguridad vial no es una opción, la seguridad vial es un derecho» (Declaración de Estocolmo, febrero 2020).

El director general de Tráfico, Pere Navarro, fue el encargado de abrir la jornada. Durante su intervención, aseguró que es el momento de trabajar en el binomio educación-formación y de incidir en la «parte humana de la movilidad». El siguiente hito, anunció, el grado de formación profesional en seguridad vial y movilidad.


Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, también reclamó una reforma integral del actual modelo, con formación obligatoria, nuevos exámenes, con un mayor peso de la concienciación y con nuevos contenidos (por ejemplo, sobre los asistentes de conducción). 

¿Presencial o digital?

Miguel González-Gallarza, de la Plataforma de Autoescuelas Digitales (PAD), puso sobre la mesa el reto de la digitalización. Tras afirmar que el actual modelo de formación no funciona, señaló que es necesario evolucionar hacia otro sistema que enganche, sobre todo, a la llamada generación Z, esos jóvenes que nacieron y crecieron con el teléfono móvil inteligente en la mano. 

Por parte de CNAE (Confederación Nacional de Autoescuelas Españolas), su presidente, Enrique Lorca, propuso cambios en el examen teórico (superar el actual modelo memorístico, por ejemplo) y también en el práctico (con clases específicas y obligatorias para aprender a conducir de noche o en vías interurbanas). Añadió que todo el mundo conoce la norma, pero muchas veces no se respeta. 

El presidente de FESVIAL, Luis Montoro, aseguró que la mayor parte de los accidentes se deben a un fallo humano, por lo que la clave está en mejorar la formación de los conductores. Comentó que tenemos vehículos inteligentes y unas infraestructuras «brutales», pero los conductores no parecen están en esa misma línea.

Mar Cogollos, directora de AESLEME, señaló que la educación vial debe impartirse durante todo el ciclo vital de una persona. Dijo que, antes de poder conducir un vehículo, todas las personas deberían haber asistido a unas horas obligatorias destinadas a la percepción del riesgo y al cambio de actitudes al volante. 

Puedes leer el artículo completo en Revista DGT.


En Ducco ponemos a su disposición formación actualizada y de calidad como herramientas clave a la hora evitar tanto situaciones de riesgo en la carretera como sanciones innecesarias.

Ofrecemos servicios formación a medida a nivel presencial u online. Nuestro objetivo es fomentar el reciclaje y la actualización profesional para trabajadores del sector.

Además todos nuestros planes de formación pueden ser gestionados a través de la Formación Programada, facilitando y reduciendo la inversión en formación a través de bonificaciones.


Suscríbete a nuestra web para mantenerte informado de nuestros servicios

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.